A cara o cruz


 

Construir o hacer son dos actividades que normalmente se relacionan al hombre, tanto como destruir. En más de una ocasión son procesos de interconectados y sucesivos, continuos y condiciones una de la otra, lo que nos diría que nuestra vida –y nuestras historias, son cíclicas y de una u otra forma se mueven bajo estas dinámicas. A veces es demasiado aburrido ver como la gente asume su rutina y se resiste a romperla, la vive con resignación cargando con su pesadumbre, aunque también existen otros que añoran cambios sin hacer mucho por alcanzarlos. Así, cualquier cosa es contradictoriamente irónica, que finalmente reflejan las dos caras de una misma moneda.

Ésa moneda que constante estamos echando al aire, jugándonos nuestras alternativas. Realmente considero que son pocas las veces que se asumen decisiones sin pensarse, normalmente hacemos un balance, lo cual ya implica al menos un juego de azar – controlado pero finalmente aleatorio a unos inciertos impulsos que llamamos corazonadas. Más de una vez la suerte ha estado de mi lado, casi tanto como la irreverencia inherente a mi persona aún en situaciones en las que aparentemente está ausente. Siempre he dicho que se no está de tu lado – de alguna forma – se debe le debe obligar a estarlo, no es la fuerza sino la inteligencia. Definitivamente la suerte no lo es sino se vive para contarla, hoy la cuento, hoy la tengo.

En un país como México, sin ser etnocentrista también diría que en muchos otros donde la incertidumbre predomina ante la pasividad de sus habitantes, la suerte no aparece sino distingue, lo hace de una gran forma. Tener conciencia de ella significa tenerla, contar con la capacidad para echarla ya es una ganancia, y saber que existe una cara y una cruz es fortuna. La pasividad es la madre de todos los vicios, junto con ellos la miseria de saberse predestinado irremediablemente. Hay egoísmo, si y es necesario por más de una razón. Tomar ventaja, hacer trampa, es un recurso no muy bien visto pero que funciona, hacerlo inteligentemente es una hazaña que pocos logran, me atrevo a decir que los más inteligentes ya que siempre a la vida a uno de sus espacios, las situaciones, se les puede (o debe) sacar el mejor partido. No hay mayor habilidad de aquel que logra poner un ambiente adverso a su favor. Vida, hombre y suerte se conjugan.

 

Una respuesta a “A cara o cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

About Alejandro O.

Internacionalista mexicano.